Platón fue uno de los pensadores más grandes, no sólo de su época, sino hasta nuestros días.

Nacido en Atenas, Grecia, en el año 427 y fallecido en el 347 a.C. El ateniense es reconocido por sus reflexiones plasmadas mediante diversos personajes en sus obras, las cuales, en su mayoría, fueron escritas a manera de diálogo. Sus obras se dividen en cuatro etapas: diálogos de juventud, de transición, de madurez y de vejez.

¿Por qué Platón escribía en forma de diálogos?

Se debe a que la transmisión de conocimiento tenía más peso si era por medio de la oralidad, memorización o audición. En realidad, la escritura era algo que se consideraba “inferior” debido a que, si se planteaba una idea escrita, no había posibilidad de que el lector expusiera sus dudas al autor, mucho menos de iniciar un debate o simplemente un intercambio de ideas, a diferencia del diálogo, por supuesto. Así que Platón intentó escribir de la manera más “oral” posible, con el objetivo de que esas conversaciones no se perdieran y que en un futuro pudiéramos tener ese conocimiento. Un pensamiento, debemos decir, muy distinto a su maestro Sócrates, ya que él se mostraba totalmente en contra de la escritura por las razones anteriores.

En los diálogos platónicos se abarcan diversos temas como el amor, la política, la belleza, la ética, el lenguaje… Esta es una de las razones por las cuales tenemos que reconocer que Platón se ha vuelto muy importante tanto en el ámbito académico como fuera de él, debido a que en sus obras plasma la esencia pura de la filosofía: dudar de los conceptos, proponer nuevas definiciones, dialogar pacíficamente, y todo dentro de un contexto cotidiano y callejero.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Instagram